AgroSevilla
EL VERDEO DE LA ACEITUNA, UNA TRADICIÓN MILENARIA

EL VERDEO DE LA ACEITUNA, UNA TRADICIÓN MILENARIA

12/12/2017

Un año más hemos asistido a la campaña del verdeo de la aceituna, que durante estos meses atrás ha sido, como siempre, el protagonista del olivar andaluz. Una tarea difícil este año, dado el período de sequía que estamos viviendo, pero igualmente bella e identificada con nuestra vida rural. Tal es su arraigo en la cultura local que muchos municipios de neustra geografía celebran fiestas coincidiendo con el inicio del verdeo. 

Desde un punto de vista etimológico, el verdeo hace referencia a la recolección de la aceituna cuando ésta se encuentra todavía en un proceso temprano de maduración. La aceituna verde es ideal para la elaboración de la aceituna de mesa, y su cosecha tiene lugar entre los meses de septiembre, octubre e incluso noviembre, dependiendo del año y el lugar en el que se produzca. Las variedades que se suelen recolectar en el verdeo son la aceituna manzanilla y la hojiblanca.

La técnica del verdeo

Lógicamente las técnicas de verdeo han evolucionado a lo largo de los siglos. Antiguamente, la aceituna se recogía empleando la técnica denominada ordeño. Este procedimiento se realizaba a mano, dejando caer las aceitunas sobre un capazo conocido como macaco.

En la actualidad, se sacude o varea la copa del olivo con otros elementos. Estas herramientas van desde una vara de fibra de vidrio (que puede medir de 1 a 4 metros) hasta el uso de brazos mecanizados. En todos los casos, no obstante, el objetivo es el mismo: hacer caer las aceitunas a las mallas de material plástico colocadas debajo, para luego clasificarlas. En esta labor, es importante golpear de forma lateral y hacia abajo las ramas para causar el menor daño posible al árbol.